• WebMail

Sep

30

Kindle Fire versus iPad 2: ¿cuál es mejor?

Publicado por: admin

0

El tablet de Amazon cuesta la mitad que el más barato de Apple, pero no tiene 3G, su memoria es menor y el hardware, más débil

Amazon ha lanzado al mercado, de momento en Estados Unidos, su propio tablet, el Kindle Fire. La compañía presentaba al mundo su creación y automáticamente analistas, usuarios y expertos comentaban que se trataba de un serio rival para el iPad de Apple. Amazon ha apostado por un precio muy inferior al del dispositivo de Apple y por potenciar servicios en su tablet para plantar cara al iPad. Lo cierto es que los dos dispositivos son muy diferentes, y la prueba definitiva de ello es el análisis de sus características.

La diferencia más llamativa entre los dos terminales es su precio. Se trata del gran pro del dispositivo de Amazon y uno de los elementos más criticados por los usuarios en el caso de Apple. Ya que el Amazon Kindle Fire solo está disponible en Estados Unidos, la comparación se hará con los precios en el país norteamericano.

El Amazon Kindle Fire sale al mercado por 199 dólares (146,1 euros) mientras que el iPad 2 de Apple está disponible por varios precios, pero va desde los 499 dólares (366,5 euros) hasta los 799 dólares (586,8 euros). El dispositivo de Amazon cuesta prácticamente la mitad que el iPad 2 más barato, lo que hace que el terminal se confirme como posiblemente el ‘tablet’ más económico del mercado. En este sentido, el Kindle Fire es el claro vencedor.

Siguiendo con el análisis, la diferencia de precio se puede entender, por ejemplo, comparando las pantallas. El dispositivo de Amazon llega con una pantalla a color de 7 pulgadas, mientras que el iPad 2 presume de 9,7 pulgadas. Ambas son pantallas de tecnología IPS, pero las dimensiones del iPad 2 dejan en evidencia a las del Kindle Fire. Lo cierto es que precisamente el tamaño de la pantalla es una batalla que Apple ya ha ganado a otros fabricantes como Samsung.

Más ligero, pero sin 3G

Como terminales portátiles, el peso es un factor importante. En este sentido, el Amazon Kindle Fire se presenta con 413 gramos, mientras que el iPad 2 está entre los 603 y los 612 gramos. El ‘tablet’ de Amazon gana este asalto, aunque lo cierto es que ambos terminales son dos de los más ligeros y iPad 2 puede presumir de peso en relación a su tamaño.

Las posibilidades de conectividad también son un factor clave en los dispositivos de movilidad. Dada su naturaleza, estos terminales destaca cuantas más opciones en este sentido ofrezcan. Sin duda, el iPad 2 marca la diferencia respecto al Kindle Fire. El terminal de Apple dispone de posibilidades de conexión 3G mientras que el de Amazon se conforma con Wi-Fi.

La diferencia en el campo de la conectividad explica buena parte de la diferencia de precio. Amazon se ha ahorrado la antena y los componentes para el 3G, con lo que ha podido ajustar de forma significativa el precio de su dispositivo. Por contra, el iPad 2 en varios modelos sí tiene esta posibilidad de conexión, aunque lo cierto es que los usuarios deben pagar por ella.

Otra característica que diferencia a los dos dispositivos es la existencia de cámara. Amazon no ha dotado a su terminal de cámara, mientras que el iPad 2 cuenta con dos, una encima de la pantalla y otra en la parte posterior. Se trata de otro elemento diferenciador notable, que también afecta al precio y a las posibilidades del dispositivo. Apple quería que su terminal tuviese posibilidades para videollamadas, mientras que en Amazon han decidido prescindir de esa posibilidad y abaratar costes.

Potencia, memoria y batería

En cuanto a la potencia de los dispositivos, ambos tienen un procesador de doble núcleo como corazón de su hardware. En el caso del Amazon Kindle Fire, en las especificaciones técnicas de Amazon no se ha facilitado el modelo ni su velocidad. En cuanto al iPad 2, sí es conocido que tiene un procesador A5 de 1 Ghz, cuya potencia es de sobra conocida.

La memoria es otro elemento diferenciador de los terminales. El Kindle Fire llega al mercado con 8 GB de memoria interna, por debajo de las opciones del iPad 2 que van desde los 16 GB a los 64 GB. El terminal de Apple también gana esta batalla, aunque es cierto que la victoria es otro de los motivos por lo que el terminal es claramente más caro que el de Amazon.

La batería, uno de los aspectos más valorados por los usuarios, también presenta diferencias entre los ‘tablets’ de Amazon y de Apple. En el caso del Kindle Fire, la duración es de 8 horas en modo lectura y 7,5 en reproducción de vídeo. Por su parte, el iPad 2, uno de los que más duración tiene en el mercado, presume de 10 horas de autonomía. La diferencia no es mayúscula pero sí se deja notar, dando un nuevo punto a favor al iPad.

Oferta de contenidos

Los contenidos, que se han convertido en otro indicador de las posibilidades de los dispositivos, son francamente buenos en los dos casos. Por un lado están las aplicaciones, terreno en el que gana el iPad de Apple. El Kindle Fire cuenta con Android como sistema operativo y dispone de un catálogo de aplicaciones que llega a las 10.000 aproximadamente (aplicaciones diseñadas para ‘tablet’). Se trata de un sistema en claro crecimiento, que aumentará su número rápidamente, pero por ahora está muy por debajo del iPad.

El catálogo de Apple llega hasta las 100.000 aplicaciones para su ‘tablet’. La compañía ha convertido su tienda de apps en un referente absoluto y la calidad y variedad de sus aplicaciones son una de sus marcas de identidad y de los valores más destacados de su sistema.

Si bien es cierto que en aplicaciones gana Apple, en libros Amazon domina con abrumadora diferencia. La compañía cuenta con 1 millón de libros electrónicos para Kindle compatibles con su ‘tablet’, una colección impresionante que hacen que el terminal cuente con un valor añadido importante. Por su parte, Apple dispone de 200.000 libros electrónicos en su plataforma iBookstore, cifra respetable pero muy lejos de igualar el potencial de Amazon.

En cuanto al mercado de vídeo, Amazon también consigue la victoria. Amazon Kindle Fire puede aprovechar la compra o alquiler de más de 100.000 películas y programas de televisión. Los miembros de Amazon Prime, que pagan 79 dólares al año, pueden ver gratuitamente 11.000 películas y programas de televisión transmitidos en tiempo real. Por su parte, los usuarios del iPad pueden comprar o alquilar más de 50.000 programas de televisión y más de 10.000 películas a través de la tienda iTunes de Apple. La diferencia en número, como sucede con los libros, es muy favorable a Amazon.

Por último, se puede comprar la oferta musical. En este campo Apple cuenta con una ligera ventaja ya que dispone de 18 millones de canciones por los 17 millones de Amazon.

En definitiva, cada terminal consigue imponerse en determinados campos. El Amazon Kindle Fire destaca por un precio muy bajo en comparación con el iPad y por una oferta que en varios casos supera a la de Apple. Sin embargo, el iPad, aunque es más caro, ofrece más opciones de conectividad, un hardware más robusto y unas opciones de contenidos muy interesante. Los usuarios tendrán que tomar la decisión final, pero los datos de ambos dispositivos hablan de dos opciones diferenciadas pero en cualquier caso, muy interesantes.

Sep

29

QR: el código de barras del futuro

Publicado por: admin

0

El código QR permite tender un “puente” entre el universo digital y el físico. Por eso, de un tiempo a esta parte dejó de ser exclusivo del ámbito tecnológico para invadir los supermercados, librerías y otros espacios urbanos.

Desde la llegada de los smartphones, el celular dejó de ser una mera vía de comunicación telefónica, para pasar a centralizar gran parte de las actividades cotidianas. Y actualmente, gracias al boom del QR, serán muchas más.

El código QR (por Quick Response o Respuesta rápida)permite leer información a través del celular, a partir de la decodificación de una serie de símbolos alfanúmericos.

Encriptar información según este lenguaje es simple, de hecho hay sitios como Kaywa que lo hacen automáticamente. Lo impresionante es la amplitud de posibilidades en cuanto a su aplicación: carteles en la vía pública, edificios históricos, vallas publicitarias, webs de descarga de contenidos e incluso, en tarjetas personales para adjuntar el CV.

Pero, ¿cómo funciona este sistema?

El código QR es similar a un código de barras, pero evolucionado que permite almacenar en un cuadrado bidimensional 7000 dígitos, 4000 letras o una imagen de hasta 3 kb.

Para decodificarlo es necesario un teléfono inteligente con cámara de fotos, y una aplicación capaz de interpretarlo.

Algunos de los software gratuitos disponibles para leer el código QR se encuentran el Tap Reader de iPhone, el Barcode Scanner, de Android, y Barcode reader para Symbian. Blackberry tiene el Beetagg y sino, para hacerlo desde la computadora, el BarCapture.

Sólo hay que ingresar a la aplicación y enfocar el cuadrado con la cámara del teléfono, que va a reconocer los tres cuadrados más pequeños y a capturar la imagen de forma automática.

Inmediatamente surgirá la opción: Abrir navegador, compartir por correo electrónico o por SMS.

Las ventajas que señalan, es que el código se puede usar en espacios reducidos como prendedores, tarjetas o etiquetas, y si una parte está borrosa o deteriorada -no más del 30% la decodificación puede realizarse igual. Un verdadero universo de posibilidades.

Sep

28

Acceso ilimitado en Facebook: ¿el fin de la esfera privada?

Publicado por: admin

0

La red social publicará datos automáticamente: ¿el fin de la esfera privada?

En Facebook, 800 millones de personas publican datos e informaciones personales. Ahora Facebook ofrece más servicios y publicará datos en forma automatizada para lograr que la publicidad sea altamente personalizada.

La plataforma social Facebook dio que hablar en los últimos días por dos primicias. La primera fue que, durante la semana pasada, más de 500 millones de usuarios utilizaron la red al mismo tiempo por primera vez.

La segunda, que el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, presentó durante la conferencia de programadores f8 en San Francisco un sistema que, según él, “presenta un concepto totalmente innovador”.

Así como su rival en la red social, el gigante Google, también Facebook intenta ofrecerle todo al usuario en una sola plataforma. Los mensajes en Facebook ya son una alternativa al clásico correo electrónico. En Facebook se chatea, se acuerdan citas, se colocan fotografías y todo tipo de contenido.

Además, próximamente, se podrá escuchar música y ver películas en Facebook gracias a la cooperación con proveedores de video y audio. Un factor que ampliará, seguramente, el tiempo de permanencia del usuario en esa plataforma interactiva.

Dado que no hay proveedor de contenido en Internet que quiera perderse al mercado de más de 800 millones de usuarios de Facebook, a la empresa de la ciudad californiana de Palo Alto no le faltan socios potenciales.

Facebook o el “libro de la vida”

El nuevo Facebook aparecerá con una gráfica renovada y más fácil de visibilizar. La innovación más importante es la transformación de los perfiles de usuarios en la llamada timeline, una línea temporal que reproducirá todo tipo de actividades en Facebook y en páginas enlazadas a Facebook en orden cronológico.

Los usuarios podrán elaborar sus publicaciones del modo que deseen, por ejemplo, resaltando fotos o videos importantes o borrando comentarios inapropiados.

El objetivo de Facebook es convertirse en una bitácora de las actividades diarias y las preferencias de los usuarios. Hasta se le pide al usuario que postee una foto de cuando era bebé.

Es de esperar que una gran cantidad de usuarios invierta mucho esfuerzo en cuidar su timeline, con lo cual se logra un importante objetivo empresario: dificultar que los usuarios cambien de red social, ya que una enorme cantidad de su tiempo y energía habría ido a parar a Facebook.

La segunda gran innovación se llama ticker, y ya está a disposición de todos en el área derecha de la página inicial. Allí, el usuario es informado en tiempo real acerca de las actividades de sus amigos: quién comenta un posteo y quién le adjudica un “me gusta”.

Y como si esto fuera poco, ahora un cambio verdaderamente revolucionario: el botón de “me gusta”, que fue introducido hace no más de un año, se automatizará.

Es decir, que si un usuario visita, por ejemplo, una plataforma de música, encontrará allí un “módulo de extensión social” de Facebook que pregunta al usuario si quiere compartir con sus amigos la música que escucha. Si el usuario acepta, a partir de ese momento toda pieza musical que escuche en esa página será comunicada a sus amigos automáticamente en Facebook -y en tiempo real.

¿División de la población del ciberespacio?

Pero no sólo los amigos del usuario estarían informados al segundo sobre sus nuevas preferencias en música u otro tipo de contenido, sino que también Facebook contaría con esos datos. Los perfiles de sus usuarios se harían cada vez más precisos, y, con ellos, se fortalecería el logro del verdadero objetivo de esa empresa: la difusión de publicidad personalizada.

Frank Rieger, vocero del Chaos Computer Club de Alemania, dijo al periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung que ¿la publicidad basada en informaciones provenientes de la corriente digital de datos logra una calidad que ningún otro consejero algorítmico es capaz de proporcionar¿.

Según Rieger, el nuevo Facebook podría provocar una cesura de la “población online” en dos grupos opuestos.

Por un lado, aquellos que gustan publicar lo que hacen día a día, los que piensan que no tienen nada que ocultar y confían en las promesas de un futuro mejor y completamente integrado a la red. Los representantes de ese grupo aplauden entusiastas cada innovación ofrecida por Facebook.

Por el otro, estarían quienes desconfían de la recolección de datos de Facebook y de la difusión cada vez más amplia de sus huellas vitales y, además, desean proteger su esfera privada.

La percepción de este grupo es confirmada por los expertos en protección de datos. El encargo de protección de datos del Gobierno Alemán, Peter Schaar, ya advirtió que “una vez que se ingresa un dato personal, éste ya no puede ser controlado por el individuo. Ya se comprobó que las redes que poseen configuraciones que permiten la publicación automática de datos desembocan en una invasión de la esfera privada de las personas.”

Sep

27

Google festeja sus 13 años de vida

Publicado por: admin

0

El buscador celebra su cumpleaños con uno de sus clásicos doodles. Para esta ocasión, publicó una imagen, a modo de cuadro, con un pastel, globos y 13 velitas, aunque sin animación

Google, el buscador más importante de la web, nació de una tesis elaborada hace 13 años por Larry Page y Sergey Brin, dos estudiantes de doctorado en Ciencias de la Computación de la Universidadde Stanford, que querían mejorar las búsquedas en Internet.

La coordinación y asesoramiento en el empredimiento se debieron al mexicano Héctor García Molina, director por entonces del Laboratorio de Sistemas Computacionales de la misma Universidad.

Oficialmente, Page y Brin fundan Google Inc. el 4 de septiembre de 1998. Contaban con un servidor con 80 ordenadores y dos routers HP. Su motor de búsqueda superó al más popular de la época, AltaVista, que había sido creado en 1995.

Aunque su principal producto sea el buscador, la empresa ofrece también otros servicios, como el  correo electrónico de Gmail, su mapamundi en 3D Google Earth, su popular chat GoogleTalk, un comparador de precios llamado Google Product Search (antes conocido como “Froogle”) y un motor de búsqueda para material almacenado en discos locales (Google Desktop Search). Y amenaza a sus rivales con seguir creciendo, como con el flamante Google+ con el que busca disputarle a Facebook el monopolio de las redes sociales.

Sep

26

El 41% de los argentinos de entre 25 y 50 años no usa la computadora

Publicado por: admin

0

Según el Censo 2010, son 5,5 millones de personas de entre 25 y 50 años las que no usan PC. El fenómeno, conocido como analfabetismo digital, genera serias trabas para la vida laboral y social

En pleno auge de la era digital, hay una franja notable de argentinos que se queda, literalmente, fuera de la conversación. Eso indica el Censo 2010, según el cual un 41% de los argentinos entre 25 y 50 años no usa computadoras.

La cifra sorprende en una franja etaria que se encuentra en plena vida laboral y social, y surgió de la iniciativa de incluir, por primera vez en la historia, una pregunta vinculada con la tecnología en el Censo: “¿Usa usted computadora?”.

La tecnología es uno de los grandes rubros directamente vinculados a la economía. Por eso, el llamado “analfabetismo digital” genera una gran brecha en cuanto a la desigualdad de oportunidades.

Susana Finquelievich, investigadora del Instituto Gino Germani, dijo a Clarín que este segmento comprende “personas que no tienen acceso a una computadora, pero que tampoco han descubierto para qué sirve. Para ellos, eso significa quedar fuera de una cantidad de relaciones laborales y sociales que ya son parte de la vida cotidiana”.

Por su parte, Hugo Scolnik, director de Computación de la UBA, opina que las personas que no utilizan computadoras inevitablemente “comienzan a diferenciarse del resto porque esto las afecta en su productividad, en su acceso a la cultura o en cómo se relacionan con los otros”.

Esta tendencia, según el sondeo, se acentúa especialmente en las provincias con menos recursos. En Santiago del Estero, por ejemplo, casi el 68% de las personas en ese rango de edad no usa computadoras.

Las regiones con más alfabetización digital son aquellas que tienen el PBI más alto, donde además su población está ocupada en servicios, es decir que sus trabajadores están en contacto con computadoras. Y también en provincias donde existen universidades importantes”, apunta Finquelievich.

Por otro lado, la experta marca una distinción clave: “Uno, en general, usa la computadora para lo que necesita inmediatamente, por eso existen diferentes tipos de analfabetismo. Estar alfabetizado implica poder usar el Word o una planilla de Excel, cosas que sirven para trabajar y estudiar, y esto sí es algo que cruza a varias franjas sociales”.

Por lo tanto, ver videos en Youtube, enviar emails o utilizar Facebook, no eximen a una persona del analfabetismo digital.